18 de mayo de 2010

Antropocacos por el mundo, uníos! (PARTE I)


Como siempre, llega nuestro amigo Gabriel (Colo) a salvarnos de la sequía de ideas y/o tiempo... ¡¡Ídolo!!
----------------------------



Del corresponsal argentino em Brasil para Antropocacos


El viejito famoso con apellido piola de marca de jeans dijo, alguna vez, que la Antropología nace del viaje. Y es fija. Uno se va de viaje, visita otros lugares, manda fotos via Facebook para que vea la tia Yoli. Pero para viajar, necesitás, al menos, cargar el bolso y/o mochila: dos camperas, una más abrigada que la otra, bufanda por si refresca, cámara de fotos, algún libro de Kundera que nunca lees, más y más ropa y um ejército de 38 pelotudeces que llevás porque son i-m-p-r-e-s-c-i-n-d-i-b-l-e-s para después darte cuenta que tenés que meterte el bronceador en el orto porque acá es pleno invierno.

Si señor, todo eso. Pero me faltaba ropa!!! Busqué y recontra busqué em mi armario. Hasta que en un delirio místico ocasionado por la ingesta de drogas yanomami te das cuenta: Te falta el disfraz de antropólogo.
"Ah, no, mi querido saltamontes, ese lo estás llevando puesto", dijo una versión Pulgarcito de Franz Boas saltando luego desde mi hombro izquierdo para desaparecer.
Por eso es que desde acá, em tierras de Rio Grande do Sul (Brasil), escribo como corresponsal para Antropocacos mi pequeña crônica sobre mi estância el mundo de los nativos (y no tan nativos también, porque está ciudad está llena de gringos).


El antropólogo inocente (o la parcial ausencia de competencia lingüística)
Me levanté y le estreché la mano cortesmente al jefe dowayo: "Disculpeme -dije-, tengo que guisar un poco de carne". Al menos eso intenté decir, pero debido a un error en el tono de mi voz declaré ante una perpleja audiencia: "Disculpeme, tengo que copular con el herrero"
Nigel Barley. El antropólogo inocente
En su momento me cagué de risa com ese libro. Ahora, que te pase eso, de confundir la semántica en el momento menos oportuno, no tiene precio ni desperdicio.

Imaginad: mi primer dia dando clases acá, a pibes de 12 años que mas que pibes son calderos de hormonas em punto de ebullición. Entra el profesor antropocaco e intentando calmar a las fieras, se dirige en portuñol a la audiencia:
_ SILENCIO, CHICOS, SILENCIO!!!

Un estallido de carcajadas asoló la platea quedando como um reverendo pelotudo el que aqui escribe. Por qué? Porque em realidad, les estaba diciendo algo como esto:

_ SILENCIO, PENES, SILENCIO!!!

Un desastre lingüístico. En ese momento me imaginaba a Dell Hymes señalandome con su dedo acusador cagandose de la risa a lo Nelson Rufino. Viejo puto.

También tuve otras situaciones del estilo. Como cuando pregunté por un lugar de comida barata y la gente pensó que yo intentaba comer cucarachas. O cuando uma de las personas com las que vivo entró a la casa diciendo que afuera ´estaba pingando´, o cuando me invitaron a tomar algo al "Bar do Pingo" o cuando el primer dia que llegué a la ciudad, escuché a los vendedores ambulantes que ofrecían comer cachorros por 2,50 reales.

Por eso, trás un 20% de análisis y um 80% de metidas de pata, elabore la siguiente tablita se semantica:


Un poroto para los difusionistas

Uno llega a Brasil y espera playa, caipirinha y 20 garotas en bolas para recibirte em la terminal de omnibus. Pero no. Nada más lejos de la realidad.

El Sur de Brasil comparte muchas similitudes culturales com Uruguay y Argentina. Uma de las cosas que más me llamó la atención es que ni por puto me imaginaba que acá, en el sur, iba a encontrar fanáticos del mate.

Acá se la pasan todo el dia tomando cimarrão, cuya descripción sería la de un porongo, con uma bombilla que parece un micrófono de esos de la década del `40. La yerba (yerva mate) es puro polvillo y cada tomada de mates dura una eternidad, dada la cantidad de yerba y el tamaño del mate.

Si en Argentina tenemos la construcción del gaucho como el representante de la tradición, acá está la figura del "gaúcho", cuyos rasgos son muy similares a los de acá, con poncho y botas incluído. También hay peñas donde uno puede pasar papelones como en las peñas del Cefyl, borracho y al grito de "eu sê, em meu país também dançamos isto" (yo sé, em mi país también danzamos esto) mientras pisa a su compañera de baile al intentar uma chacarera brasileira.

Pero en fin, para que tanta chachara, si se puede ver este video educativo hecho por el gobierno federal, para instruir a los gringos como nosotros en los pormenores de la cultura gaúcha de Rio Grande do Sul.





2 comentarios:

gontrad dijo...

esto me vino estupendo, justo preparando practicos de comunicacion!! mensajes y sentidos, competencias comunicativas, etc!! muy buen articulo

Alex Moraes dijo...

Muy didácticas, por decirlo así, las colaboraciones del corresponsal de antropocacos.. jaja
Soy de Porto Alegre, la capital de Rio Grande, y para mí es interesante acceder a una mirada distanciada respecto de las continuidades y discontinuidades (para no alejarme mucho de la jerga antropológica) idiosincráticas entre el sur de Brasil y las demás regiones abarcadas por las cuencas del Río de la Plata y del Río Paraná.
Aunque las percepciones presentadas en el texto suenen pintorescas, una segunda mirada a las costumbres del Brasil meridional quizás nos permita romper el extrañamiento inicial para desvelar un contexto cultural lleno de hibridismos que se extiende más allá de las fronteras brasileñas y penetra los terriorios uruguayos y argentinos.
Es interesante recordar, por ejemplo, que recién a mediados del siglo XIX Rio Grande do Sul pasó a formar parte del imperio brasileño definitivamente. Antes, había pertenecido a la corona española, sufriendo esporádicas ocupaciones portuguesas hasta declarar su independencia política frente al Estado brasileño en 1835. Al cabo de una guerra que duró 10 años, Rio Grande fue nuevamente anexado al territorio brasileño.
Más allá de la historiografía vulgar, podemos hablar también de los vínculos familiares históricos entre "linajes" riograndenses, argentinos y uruguayos, los cuales permitieron la formación y manutención de las oligarquías ganaderas locales.

Detalle anecdótico sobre el mate: si le decís a un "gaúcho" (al lado de "riograndense", uno de los gentilicios oficiales de Rio Grande) desconocedor de las costumbres argentinas y uruguayas, que el mate es consumido en otras latitudes del continente, seguramente te va a mirar con ironía e incredulidad para luego de sorber la bombilla, contestar: 'seguramente son inmigrantes de origen riograndense'.

Música local contemporanea: un conjunto más o menos difuso de cantautores "gaúchos", argentinos y uruguayos están desarrollando, hace años, una especie de movimiento estético llamado "Estética do Frio" (o templadismo, en uruguay), cuyo objetivo es aprovechar las capacidades expresivas de la milonga (que no es necesariamente el tango, como muchos porteños suelen pensar) en tanto matriz rítmica con el potencial de articular un amplio diálogo artístico "intra-sur". Los principales nombres de esta tendencia musical son: Daniel Drexler, Vitor Ramil, Ana Prada, Marcelo Delacroix. Según Daniel Drexler, si la consigna de los tropicalistas era "Alegria, Alegría", la de los templadistas será "Melancolia, Melancolia".

saludos a todos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails